Los Colegios de Enfermería y de Médicos de Toledo valoran positivamente las propuestas para prevenir las agresiones a profesionales

Tras la reunión mantenida con la Delegación del Gobierno los presidentes de ambas instituciones, Natividad Laín y Roberto Martín, respectivamente, destacaron la importancia de contar con interlocutores específicos de la Policía y la Guardia Civil, y un mapa de riesgos de zonas y centros sanitarios para potenciar la protección a los profesionales sanitarios en el ejercicio de sus tareas asistenciales y animan a éstos a comunicar y denunciar cuando se produzcan estas situaciones

Los Colegios de Médicos y de Enfermería de la provincia de Toledo han valorado muy positivamente los acuerdos alcanzados en la reunión mantenida este lunes con el Delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio y representantes de los cuerpos y seguridad del Estado para elevar la prevención y atajar las agresiones a profesionales durante el ejercicio de sus funciones asistenciales.

Así, los presidentes de ambas instituciones, Natividad Laín y Roberto Martín, respectivamente, coinciden en destacar la unidad en los objetivos y la importancia de poder contar con un interlocutor policial de carácter autonómico y cinco provinciales para facilitar la comunicación de los hechos o amenazas que puedan producirse a través de los teléfonos de urgencia de Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062).

Además, consideran muy necesaria la elaboración de un mapa de riesgos de forma conjunta para potenciar la protección a los profesionales sanitarios, tanto del sector público como del privado, en el ejercicio de sus tareas asistenciales en las áreas que corresponda y establecer una clasificación lo más ajustada posible atendiendo al nivel de riesgo. 

Otra de las medidas que se plantearon en el encuentro con la máxima autoridad gubernativa de la región fue la necesidad de identificar cuáles son los periodos de mayor riesgo en cada caso, como suelen ser las épocas estivales o los periodos de fiestas locales, romerías, etc.,  para intensificar la vigilancia. 

Para ello se ha propuesto, entre otras cuestiones, cotejar los datos que recaben las instituciones colegiales de médicos y de enfermería tanto en el ámbito autonómico como en cada una de las provincias, y que todas las denuncias que se produzcan en este ámbito sean consideradas como “atentado contra la autoridad”. 

Finalmente, todas las partes coincidían en animar a los profesionales a “comunicar” a sus Colegios o las fuerzas de seguridad las posibles agresiones o amenazas de que puedan ser objeto en su ejercicio profesional, “aunque no denuncien” porque ello servirá para intensificar su presencia, contribuir a la disuasión y aumentar la labor preventiva en estas zonas de riesgo.